Blogia
LogoMaquia

Crisis Irán-EEUU

Crisis Irán-EEUU

Desde Rusia se sigue calentado el tablero del conflicto EEUU-Irán

Putin, el actor clave

(IAR-Noticias) 26-Abr-06


Los rusos, su gobierno, sus funcionarios, se han convertido en una especie de disparador clave de la crisis producida por Irán y su programa nuclear, y en Moscú, como dicen algunos expertos, se definen entretelones claves de la resolución del conflicto EEUU-Irán que ingresará a un punto decisivo cuando, el próximo viernes, venza el plazo otorgado por el Consejo de Seguridad de la ONU para que Teherán desista de sus "ambiciones nucleares".

Por estas horas, para los expertos, toda cuestión es secundaria frente a la implicancia de una posible alianza militar ruso-iraní en caso de un ataque militar de EEUU a las centrales nucleares de Teherán.

Y tal como va el proceso, es posible que Gran Bretaña, Francia y Alemania, integren una coalición de apoyo a acciones militares preventivas contra Irán por parte de EEUU-Israel, tal como sucedió con los bombardeos a Yugoslavia y la invasión de Afganistán.

Hay que evaluar qué significa para la Rusia de Putin el enclave geopolítico-militar-estratégico-energético representado por Irán, si decide defenderlo, o si decide dejarlo como a Irak en las manos de la voracidad del capitalismo occidental liderado por el Imperio estadounidense.

¿Proveedor de logística? ¿Asesor militar? ¿O aliado estratégico en las operaciones militares de defensa y contrataque?

La teocracia iraní juega la carta de la "alianza estratégica" a la hora de forzar a Moscú a tomar una decisión frente a sus otros socios comerciales como es el caso de EEUU y la Unión Europea con quién ha tenido un acercamiento, principalmente de buenos negocios.

Por otra parte, nada indica que, este viernes, cuando se cumpla el plazo del Consejo de Seguridad, Teherán y Washington van a alcanzar un acuerdo pacifico.

Las amenazas (que al principio fueron solo disuasivas) se han incrementado y tomado un voltaje de difícil retorno.
Por otra parte, los especialistas dan por descontado que Rusia y China vetarán cualquier medida de bloqueo y sanción contra Irán en el Consejo de Seguridad.

Rusia y China están imbricados en diferentes intereses económicos y energéticos que serán considerados antes de tomar una decisión frente a un posible hecho consumado de ataque militar de EEUU e Israel contra Irán.

Esta semana Moscú echó más combustible al fuego anunciando que Rusia va a cumplir de forma cabal con el contrato a largo plazo que tiene firmado con Irán para el suministro de misiles antiaéreos Tor-M1 a este país.

El contrato va a seguir su curso a menos que se lo impidan algunas circunstancias de fuerza mayor, señaló el lunes el vicepresidente del Gobierno y titular de Defensa ruso, Sergey Ivanov, en una rueda de prensa celebrada en Pekín.

El ministro ruso rehusó precisar qué clase de fuerza mayor tenía en cuenta y recordó que los misiles Tor-M1 no pueden, por definición, ser usados por terroristas, "en particular, en Irán".

Rusia ha sido uno de los principales distribuidores de tecnología nuclear desde 1979, y en 1995 construyó una planta nuclear en Bushehr.

La ex Unión Soviética tiene años abasteciendo a Irán de sofisticados sistemas de armas, entre los que se destaca el sistema antimisiles Tor M-1, de mil millones de dólares, capaz de abatir aviones que intenten atacar instalaciones protegidas. Rusia también le vendió misiles de uso naval y modernizará la Fuerza Aérea de Irán.

Hace pocos meses, un cohete ruso puso en órbita un satélite espía iraní, el primero de un total de ocho contratados por este país.

Sin embargo -y según el Financial Times- la exportación nuclear sólo representa un pequeño porcentaje de todo el comercio ruso con Irán, que incluye petróleo, gas, líneas ferroviarias y comunicaciones.

Pero lo más importante, lo que desvela a Washington y a los analistas, es saber si va a haber una implicancia de Rusia en un potencial conflicto armado. Y cual sería su rol en caso de la afirmativa.

El próximo viernes termina el plazo que el Consejo de Seguridad de la ONU dio a Irán para que suspenda el enriquecimiento de uranio, pero nada indica que la nación de los ayatolas vaya a acatar ese mandato.

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, afirma que el Consejo debe tener con Irán una reacción mucho más concreta que la "declaración presidencial" del mes pasado.

Las amenazas iraníes se incrementan a solo tres días, el próximo viernes, que venza el plazo que dado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Los iraníes pueden amenazar, pero están profundizando su propio aislamiento y sólo diré que cuando la comunidad internacional habla y dice que un Estado debe hacer algo, la comunidad internacional debe ser creíble en sus demandas", señaló Condoleezza Rice este martes desde Grecia.

La halcona negra volvió a instar al Consejo de Seguridad para que adopte una posición de firmeza con Teherán, aunque dos de sus miembros permanentes, Rusia y China, ya han dicho que no quieren imponer sanciones a Irán.

Rice aseguró que Irán "puede tener capacidad nuclear civil" si no pretende fabricar armas nucleares, pero que sus "comportamientos en el pasado han convencido a la comunidad internacional de que no hay garantías objetivas de que esto no vaya a ser un programa de armamento nuclear".

Las declaraciones de Washington sobre la posibilidad de asestar un golpe nuclear contra Irán es el factor que más agrava la situación en torno al problema iraní, comentó en declaraciones a la prensa el presidente del Consejo de la Federación (cámara alta del Parlamento ruso), Serguei Mironov.

"La situación ya es complicada de por sí, pero Estados Unidos la agrava con sus discursos sobre un posible ataque nuclear contra el centro científico nuclear en Irán", expresó.

"Tales declaraciones pueden tener las más nefastas consecuencias", advirtió.

Hizo recordar que la postura de Moscú consiste en que Teherán tiene derecho a efectuar investigaciones nucleares, pero siempre y cuando lo haga bajo el control del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

"Rusia mantiene que es prematuro imponer sanciones a Irán porque el OIEA todavía no ha aprovechado todas las posibilidades que tiene", señaló el legislador ruso.

Por su parte, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní , Ali Larijani, señaló que
en caso de ataque militar, Irán tomará las medidas adecuadas en el ámbito nuclear.

“Si EE UU lanza un ataque contra las instalaciones nucleares iraníes, Irán dejará de actuar de una manera transparente en el dominio nuclear y continuará los desarrollo en secreto en otros centros”, dijo Larijani, al intervenir en la conferencia internacional “Programa nuclear iraní, política y perspectivas” que se celebra en Teherán.

En tanto, el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad se opone a que Estados Unidos y Gran Bretaña gobiernen el mundo y ha calificado a Rusia país amigo.

"No deseo que Estados Unidos y Gran Bretaña gobiernen el mundo", manifestó Ahmadineyad en una rueda de prensa celebrada hoy en Teherán y transmitida por la cadena de televisión Al Arabiya.

Refiriéndose a las relaciones con Rusia, comentó que son "relaciones de amistad y se desarrollan constantemente".

"Nuestros amigos rusos están construyendo la central atómica en Bushire (Irán) y puedo valorar como amistosas las relaciones entre Teherán y Moscú", expresó el dirigente iraní.


Fuente:
www.iarnoticias.com/secciones_2006/europa/0009_rusia_iran_conflicto_26abr06.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres